UNA PELÍCULA…


Así fue el verdadero ‘Fotógrafo de Mauthausen’

Mauthausen, en Austria, fue el campo de concentración donde hubo más españoles. Por él pasaron unos 200.000 presos de todas las nacionalidades de los cuales murieron 100.000. Francisco Boix (Barcelona, 1920), que se había exiliado a Francia durante la guerra civil, llegó allí en 1941 en una expedición de 1506 republicanos españoles tras ser hecho prisionero por los alemanes. Su afición a la fotografía lo convirtió en un candidato idóneo para el Erkennungsdienst, un laboratorio fotográfico destinado a los retratos policiales de indentificación de presos. Trabajando allí, Boix logró esconder y salvar al menos 1000 fotografías, 200 disparadas por él mismo tras la liberación del campo y 800 hechas por los oficiales de las SS durante el cautiverio. “Aparte de esos negativos originales, hay unas 300 de las que tenemos los positivos pero nadie sabe donde están los negativos. Muchas tienen anotaciones de Boix –explica Benito Bermejo–. Además de eso, Boix cuenta en el proceso de Dachau, un mes después de Nuremberg, que escondió unas 20.000 fotografías y que, en el tiempo que estuvo allí, se hicieron 60.000. Boix murió en el 51 sin que se supiese que fue de aquellas fotografías”. En cualquier caso, esas otras 1000 que sí conocemos fueron cruciales como pruebas documentales tanto en los procesos de Dachau como de Nuremberg y la historia de cómo Boix los sacó del campo de concentración es lo que cuenta.

En breve podremos hacer una mesa redonda sobre esta película en nuestra asociación.

Deja un comentario